EL SISTEMA EDUCATIVO HONDUREÑO Y SUS RETOS

Para muchas personas, la educación puede ser la única forma de escapar de la pobreza, y para las sociedades, la educación es vital para el desarrollo socioeconómico.

“La constatación inicial es que las desigualdades escolares no se originan en el sistema educativo, sino que se agravan en él.“ Álvaro Marchesi (2000)

La materia de Educación al Desarrollo en  Cooperación es una de las más difíciles en términos de esfuerzo, perseverancia, sostenibilidad y temporalidad. Los resultados son a largo plazo y las fuentes de financiación que se precisan han de ser constantes y comprometidas con el proyecto a desarrollar.

Escuela del Vidrio trabaja por el acceso a una educación de calidad para jóvenes en riesgo de exclusión de áreas rurales cercanas a la ciudad de El Progreso, cuidad de la región de Yoro, Honduras.

Y es que, no sólo se precisa de la generación de oportunidades de acceso a centros educativos a los colectivos menos favorecidos, si no que se ha de realizar un importante esfuerzo en los contenidos y la calidad educativa en base a que estos jóvenes adquieran la competencias necesarias que les permitan incorporase exitosamente en el mercado laboral, de la misma forma que lo hacen los estratos de ingresos más altos.

“La  desigualdad de oportunidades educativas, en función del nivel socioeconómico de los estudiantes, es una de las más agudas en la región  América Latina,  de lo que se deduce que la educación no está siendo capaz de romper el círculo vicioso de la pobreza y la desigualdad social” (Blanco y Causato, 2004)

La educación es un factor de cambio social y tiene un papel relevante en el objetivo de reducir las desigualdades sociales. Honduras presenta una de las mayores desigualdades a nivel regional de América Latina y a nivel Mundial. Ya en el Informe sobre Desarrollo Humano a nivel mundial de 2004, la PNUD ubicaba a Honduras en el puesto 105 de 121; situación peor que sus países vecinos El Salvador (94), México (104), Costa Rica (98) y Guatemala (100). Asimismo, la CEPAL ubica a Honduras en el último lugar de la región al comparar los ingresos entre el quintil más rico y el más pobre.

Si bien la Educación está siendo cada vez más reconocida como medio para promover la equidad, los estudios de los últimos veinte años señalan que quienes no tienen una educación de calidad, entendida como la adquisición de un conjunto de competencias deseables, no pueden alcanzar la “plena ciudadanía”, al estar limitados para ejercer y defender sus derechos y tener acceso a la participación en los bienes sociales y culturales.

“La condición de ciudadano comprende el currículum básico indispensable que todos los ciudadanos han de poseer al término de la escolaridad obligada. Esto se define como un capital cultural mínimo y activo de competencias necesarias para moverse e integrarse en la vida colectiva, sin verse excluido o con una ciudadanía negada.” (Bolivar A., 2005)

En Honduras, la condición de analfabeta es propia de las personas de los quintiles más pobres: Quintil 1 = 37% de analfabetismo; Quintil 2 = 27% de analfabetismo, etc. mientras que es una situación más bien rara en los grupos de mayores ingresos: Quintil 5 = 6% de analfabetismo.

tabla Blog Desigualdad Sist Edu HN

Los datos señalan una desigualdad extrema, mayor que la diferencia entra la media de países de Europa respecto a la media de países de Latinoamérica. Pese a los avances en matrícula neta en los últimos años, la inequidad sigue siendo un problema en el sistema educativo Hondureño.

Los resultados de aprendizaje están claramente asociadas a las condiciones socioeconómicas de los estudiantes. Realizando una comparación de los niveles de aprendizaje de alumnos de centros educativos de administración privada y pública, se presentan diferencias importantes en los procesos de aula, y en particular en relación con la variable tiempo de aprendizaje.

“Una característica del Sistema Educativo hondureño a través de su historia ha sido presentar amplias desigualdades regionales urbano-rurales, tanto en relación a cobertura como respecto a la cantidad de insumos proporcionados a los centros educativos.”

La tabla que anterior representa claramente estas diferencias, ya que el nivel socioeconómico también está relacionado con las regiones urbanas y rurales. La población rural se identifica con un estrato socioeconómico inferior. A modo de ejemplo, mencionar que un dato alarmante en este caso es que, en Honduras, solamente el 1,4% de la población adulta que vive en el ámbito rural ha alcanzado el acceso a estudios superiores o universitarios, mientras que el dato de población adulta en áreas urbanas es de 13,5%.

Honduras representa un reto que puede paliarse con esfuerzo, tiempo e inversión en Educación. Los gobiernos tienen que empezar a pensar que la Educación es una inversión y no un gasto. El Desarrollo Socioeconómico de un país depende directamente de su Desarrollo Humano.

No Replies to "EL SISTEMA EDUCATIVO HONDUREÑO Y SUS RETOS"