NADA ES IMPOSIBLE, CUANDO SE QUIERE LUCHAR POR UN SUEÑO

En esta ocasión les contaremos de estudiantes que han luchado por comenzar un sueño  y la Escuela del Vidrio aporta a que eso se cumpla.

Nuestra Escuela no tiene ningún impedimento para que los jóvenes con retos especiales se incorporen a formar parte del equipo. Actualmente en la escuela tenemos algunas historias que a continuación se las detallamos y que son un ejemplo para otros:

Deyvin Noel Aguilar .-  Ingresó con nosotros en el año 2017, luchó por ingresar a la escuela hasta que cumplió  la edad de 14 años, ya que en los centros educativos de la comunidad no le brindaban la oportunidad porque le decían que no iba a poder salir adelante por la dificultad al hablar y que, sumado a eso, tiene la mitad de su cuerpo más débil que lo  normal. Deyvin sufrió una parálisis parcial desde que nació y resultado de eso son los daños que ahora tiene. A inicio él quería estudiar vidrio, pero por el tipo de técnica que se usa en vidrio no lo pudo hacer, y cuidando por supuesto la seguridad de él. Es así que ingresó al área de gastronomía y a séptimo grado. Gracias al equipo de maestros, Deyvin ha podido sobrellevar la carrera técnica y el ciclo básico, hoy por hoy está en II de Cocina y en octavo grado. Deyvin es muy bueno con las matemáticas, ha desarrollado muchas habilidades gracias a que él siempre intenta las cosas, aunque le cueste más que los demás, ya que requiere un esfuerzo extra. También es muy bueno con el negocio, busca cómo agenciarse de fondos para tener ingresos para sus meriendas, además está en el grupo de danza folclórica. En fin es un ejemplo de superación y que a pesar de los obstáculos él siempre  sigue adelante y los deseos de superarse lo mantiene de pie.

Cristhian David Aguilera.- es un estudiante de Primero de Cocina y Turismo y Séptimo. De él podemos decir que en el transcurso de estos primeros seis meses él ha demostrado tener muchas habilidades, y la capacidad de poder desarrollar nuevos aprendizajes. Cristhian cuando era pequeño tuvo problemas de salud que le afectaron su habla, le cuesta mucho poder transmitir sus ideas, exponer en clase etc. Pero a pesar de eso él siempre lo intenta. Cuando su madre vino a pedir el cupo para ingresar a la escuela  nos comentaba que durante su periodo escolar sufrió mucho bullying y que ella sabía que en la Escuela del Vidrio el iba a superar esos desafíos, y en efecto es así. Él es un estudiante igual que los demás, cumple con lo que le indican, es responsable y sobre todo a podido encajar con sus compañeros y trabajar en equipo. Llegará a ser un gran chef o algo más, porque lo que se propone lo logra.

Paola .- es una persona que recién ingresó con nosotros, cuando las representantes del hogar vinieron a solicitar un oportunidad para ella, una de las frases que ellas decían era: “por lo menos que pueda aprender algo, ya que en la escuela especial donde ella estaba le dijeron que no podía aprender más”. Paola es parte de un hogar de niños huérfanos. La dificultad de ella para aprender es que su edad biológica es 18 años y su edad cronológica es 14 años. A ella le encanta aprender a cocinar, es por eso que del hogar la trajeron a la escuela. Anteriormente había visitado otro centro educativo en el que imparten cocina, pero no se la aceptaron por el reto que presenta. Quiero contarles que es muy buena en la cocina, aprende muy bien sigue instrucciones etc. y sobre todo sus compañeros la han recibido en el grupo como cualquier estudiante más sin hacer diferencias.  Después de una semana las encargadas del hogar nos compartían su alegría de ver el cambio en Paola. Ahora ella da órdenes en la cocina del hogar, se pone hacer recetas que, por cierto, es especialista en elaborar arroz. Para el poco tiempo que tiene de estar con nosotros la vemos muy motivada. Al inicio ella iba a estar como oyente, pero se ha incorporado muy bien a las clases de talleres de cocina. De hecho es muy buena, tiene más iniciativa que algunos de sus compañeros, es tan espontánea, sincera, inocente etc. En otras palabras creemos que ayudándole en su formación llegará a ser una gran chef no solamente alguien que sabe cocinar.

Este mes quisimos compartir un poco de nuestros estudiantes y de cómo la Escuela del Vidrio apoya a los jóvenes en las áreas que lo necesitan.

No Replies to "NADA ES IMPOSIBLE, CUANDO SE QUIERE LUCHAR POR UN SUEÑO"